domingo, 5 de febrero de 2012

Texas killing fields

Texas Killing Fields, 2011
Dirigida por Ami Canaan Mann

Haciendo un poco de investigación, me enteré que el director es el hijo de Michael Mann, un grande en su trabajo. Esta película, sin embargo, no le hace honor al padre; es más bien un aburrimiento o no, mejor, un tedio, porque al inicio plantea varias historias y con suerte resuelve una.

El personaje interpretado por Dean Morgan es un policía de otros lares (por lo que pude saber, de Nueva York) que se une con otro en la investigación del asesinato de una joven; pronto otra detective le pedirá ayuda para atrapar a un asesino serial. Hasta ahí, todo normal. Algo se pierde cuando la cámara enfoca al policía analizando un mapa de Texas, donde hay varias fotos de chicas desaparecidas y/o muertas halladas en el área, aparentemente de varias épocas. Ese mapa muestra una zona a la que los lugareños llaman "The Killing Fields", porque se supone que una vez que ingresas, nunca podrás salir. Antes el director nos habrá mostrado a Anne, una niña proveniente de un hogar difícil, y sabremos que algún papel jugará en esta historia porque conoce al policía (es más, él y su compañero varias veces la ven en la calle y la devuelven, a pesar de sus reservas, a su hogar).

¿En qué falla la película? No sé, no soy experta. Lo que sí sé es que no explica la relación del primer asesinato con el del asesino serial, es más, a la primer chica "si te he visto no me acuerdo" porque nunca sabremos quién la mató ni qué fué lo que pasó. El caso es investigado, sí, hay sospechosos, pero de ellos eventualmente tampoco sabremos nada. ¿Y las fotos en el mapa? ¿Son de casos actuales o del año del ñaupa?

En fin, una lástima, podría haber sido mejor.